Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Análisis - Diablo III: Reaper of Souls
#1
La auténtica cara de Diablo
La serie Diablo regresa con fuerzas renovadas gracias a esta gran expansión que no solo mejora la experiencia general del original, sino que además la hace crecer con nuevas modalidades de juego que prometen mantenernos pegados a Reaper of Souls durante mucho tiempo.

El Ángel de la Muerte, Malthael, ha desatado su ira sobre el reino de Westmarch llevándose por delante a miles de inocentes, que nada han podido hacer frente a las fuerzas oscuras que comanda este temible enemigo. Un rival al que tendremos que hacer frente en el nuevo Acto que da forma a la primera gran expansión de contenidos de Diablo III, que mejora sustancialmente la experiencia de juego con respecto al original en aspectos fundamentales como la rejugabilidad o el reparto del botín.

Porque sí, ahora más que nunca resulta extremadamente divertido medir nuestras fuerzas contra las huestes demoníacas, en un juego que se siente más justo y equilibrado que en sus inicios gracias a los importantes ajustes llevados a cabo por Blizzard. Un equipo que lejos de conformarse con lo que ya tenían, o echar directamente los bajos a tierra, ha peleado durante los dos últimos años para sacar adelante un videojuego que esta vez sí, destila esa esencia que muchos de los seguidores de Diablo venían reclamando desde hace tiempo. Épico, muy desafiante y con muchos contenidos por explorar, Reaper of Souls ha llegado para quedarse durante mucho tiempo en nuestros equipos.

Esencia Diablo
Tal y como lo hiciera en el pasado Lord of Destruction, la primera y única expansión de contenidos del clásico Diablo II, Reaper of Souls trae consigo las suficientes novedades y mejoras como para convertir a esta obra de Blizzard en un título imprescindible para cualquier fan del género. Y no exageramos lo más mínimo, puesto que ahora el juego se siente tal y como debería haber sido Diablo III desde el principio.

Si hablamos del nuevo Acto V, que nos traslada por primera vez en la saga al reino de Westmarch, este nos ha parecido francamente bueno. Incluso sorprendente en algunos aspectos. Sobre todo porque a nivel estético recupera la esencia más oscura y siniestra de la serie, dándonos la oportunidad de combatir a un buen puñado de nuevos y peligrosos enemigos en un entorno de juego magistralmente diseñado que además destaca por su gran variedad de localizaciones. Que no es poca cosa tratándose de una expansión. Pero aquí lo importante es el juego en sí, el cómo se desarrolla la acción; y en este sentido Blizzard también ha estado a la altura de las expectativas.

Principalmente en lo tocante al inteligente y variado diseño de las misiones a las que haremos frente, con una gran afluencia de jefazos y enemigos élite que nos obligarán a dar lo mejor de nosotros mismos para sobrevivir a las duras contiendas que nos aguardan. Recolección de objetos mágicos, la aniquilación de hordas demoníacas, los duelos cara a cara contra peligrosas criaturas del averno… sin ser nada original en la mayoría de sus objetivos, Reaper of Souls consigue de principio a fin mantener muy alto el interés por su acción, ya sea por lo atractivo de su argumento o la intensidad de sus batallas, que en algunos casos nos dejarán con la boca abierta.

También se ha mejorado mucho la sensación de libertad con respecto al original en el sentido de que ahora los escenarios son más grandes y laberínticos, ocultando en su interior un mayor número de eventos aleatorios y mazmorras opcionales. Todo sigue igual, es cierto, pero la sensación es la de estar ante un videojuego más variado y sorprendente que el original, que además potencia considerablemente la exploración de los entornos con un único objetivo en mente: obtener el mejor botín posible. Y esto es algo que, al fin, podemos lograr por méritos propios sin sufrir grandes quebraderos de cabeza ni recurrir a la ya desaparecida y polémica Casa de Subastas.

[Imagen: diablo_iii__reaper_of_souls-2495526.jpg]

Una Cruzada Renovadora
Con el Ángel de la Muerte como gran némesis de esta expansión, Reaper of Souls mantiene el tipo a nivel argumental cerrando algunos de los cabos sueltos que dejó el original, a la par que abre nuevas vías que en el futuro podrían explorarse con otras expansiones o un posible Diablo IV. Nada oficial, por supuesto, ya que incluso el equipo de desarrollo ha destacado que actualmente no piensan en ello; pero lo cierto es que la historia nos deja con ganas de más. Es muy interesante, por momentos incluso apasionante; incluye enfrentamientos contra enemigos que no habríamos imaginado y, además, expande sobremanera el trasfondo argumental del universo Diablo con una serie de tramas conspiratorias que nos han encantado.

Podría haber sido mejor, es cierto, sobre todo por ese final un tanto abrupto que nos deja con una sensación agridulce. Pero es innegable que el ambiente más oscuro y siniestro con el que se ha dotado a esta expansión le hace ganar muchos enteros. A lo que también ayuda mucho la presencia del Cruzado. La nueva clase de personaje que se estrena con Reaper of Souls, y que sorprende por su versatilidad en el combate. Y es que este héroe, que indudablemente recuerda al mítico paladín de Diablo II, se desenvuelve a la perfección tanto en labores ofensivas, gracias a su maestría con las armas blancas y poderes celestiales, como en defensa, apoyándose en su enorme resistencia y las auras mágicas que le beneficiarán tanto a él como a sus aliados.

Héroes que también han visto incrementado su poder con nuevas habilidades y runas que se desbloquearán en el camino hacia el nuevo nivel máximo de poder fijado en 70. Pero a diferencia del original, ahí no acaba la cosa gracias al nuevo sistema Paragón 2.0, que nos permitirá seguir adquiriendo puntos de habilidad extra para personalizar a nuestro guerrero de forma más concienzuda. Porque en este caso, hablamos de la posibilidad de invertir libremente estos puntos de experiencia en cuatro categorías distintas.

Básico, en la que nos encontramos los atributos tradicionales de fuerza, destreza, inteligencia y vitalidad; Ofensivo, que nos dará la oportunidad de mejorar aspectos como la velocidad de ataque, el daño crítico, la reutilización de habilidades activas, etc. Defensivo, que nos permitirá potenciar la vida, resistencia a los estados alterados, capacidad de bloqueo y esquiva, etc.; y Utilidad, que variará dependiendo de la clase de personajes que controlemos, mejorando aquellos aspectos que lo hacen único. No llega al nivel de personalización de Diablo II, por ejemplo, pero sí supone un gran paso adelante que sin duda satisfará, aunque sea de manera parcial, a los más veteranos.

[Imagen: diablo_iii__reaper_of_souls-2495525.jpg]

Aventuras en Santuario
Si lo visto hasta el momento nos parece poca cosa para una expansión, conviene destacar que Blizzard guarda una sorpresa para los fieles seguidores del universo Diablo: el nuevo Modo Aventuras. O lo que es lo mismo. La excusa perfecta para que todos aquellos cansados de repetir una y otra vez las misiones del modo historia tengan la oportunidad de seguir mejorando sus habilidades de combate sin distracciones de ningún tipo. ¿De qué modo? Afrontando una ingente cantidad de misiones aleatorias repartidas por todos y cada uno de los actos de la campaña mientras se baten en duelo contra algunos de los enemigos más poderosos de Diablo III. Que no es poca cosa.

Acabar con un jefazo, exterminar a decenas de enemigos, proteger una posición de las incesantes oleadas demoníacas, recuperar un objeto de gran valor… fieles al estilo propio de la serie, superar estas misiones no nos llevará más que un par de minutos por cada una de ellas; pero tal es la intensidad de estas contiendas, y es tan divertido completarlas, que de verdad os resultará muy difícil no caer presa en las adictivas garras de esta nueva modalidad de juego. Aventuras adicionales que, por supuesto, se disfrutan muchísimo más en compañía de otros jugadores.

Belleza Siniestra
No podíamos terminar este análisis sin destacar también el fantástico trabajo llevado a cabo por Blizzard a nivel audiovisual, puesto que Reaper of Souls se presenta como un videojuego realmente espectacular. Sobre todo en lo que se refiere al diseño artístico de entornos y enemigos, que vuelven estar un paso por delante de la gran mayoría de competidores en este género. Es visualmente impactante, una auténtica gozada, perderse por las siniestras calles de una Westmarch asediada por las tropas del Ángel de la Muerte, mientras exploramos también sombrías zonas pantanosas, un Pandemónium absolutamente espectacular o sangrientas mazmorras mientras acabamos con decenas y decenas de enemigos a la vez.

La calidad de los efectos de luces y sombras, lo efectistas y llamativo de muchas de las habilidades especiales de nuestros héroes, o la contundencia con la que los enemigos estallarán en mil pedazos frente a nosotros –dejando tras de sí un reguero de sangre- hacen de esta expansión un título verdaderamente absorbente. Una obra en la que da gusto perderse explorando sus vastos escenarios, que además están aderezados por una banda sonora de gran factura que incluye melodías de enorme calidad. Por no mencionar el fantástico doblaje al español, que en esta ocasión cuenta también con la presencia del doblador de Bruce Wayne en las últimas películas de Batman: Claudio Serrano.

Con todo esto, lo único que podemos decir es que Blizzard ha recuperado el pulso de su obra ofreciendo un videojuego que destila esa esencia Diablo que muchos de sus fans le reclamaban. El nuevo Acto V resulta apasionante y muy espectacular, con misiones épicas y muy intensas de las que difícilmente nos cansaremos en mucho tiempo. Pero incluso si así fuera, la adición del Modo Aventura y las Fallas Nephalem son otro extra que mejoran sustancialmente la experiencia general del programa. Los cambios en el sistema de botín, el aumento en el nivel de dificultad, las mayores opciones de personalización… todos estos son cambios que van en la misma dirección: crear un digno sucesor del mítico Diablo II.

[Imagen: diablo_iii__reaper_of_souls-2495523.jpg]

Algunos seguirán echando de menos el oscurantismo de esta obra y su complejidad en lo que respecta al proceso de creación de héroes, pero es digno reconocer que Reaper of Souls está a un nivel de calidad sobresaliente. Obviamente nos habría gustado que se incluyera alguna clase de personaje más, como en su día ocurrió con Lord of Destruction, pero pocas pegas más se le pueden poner a este juego, que promete mantenernos pegados al monitor durante mucho tiempo.

Valoración de Diablo III: Reaper of Souls
Excelente:8.5

Fuente:1


Posibles temas similares...
Tema Autor Respuestas Vistas Último mensaje
Triste Ya Argentina vivió lo que esta viviendo Venezuela [Análisis] LautaroSanchez 0 47 01-05-2018, 04:55 AM
Último mensaje: LautaroSanchez
  Análisis de pares de divisas y materias primas InstaForex Step 577 13,418 04-12-2015, 12:15 PM
Último mensaje: Ardo
  La renga - Balada del Diablo y la Muerte Posttinga 2 282 08-09-2015, 04:28 PM
Último mensaje: d0rag0n
  Análisis de artículo kayasaya 0 410 03-03-2015, 07:45 PM
Último mensaje: kayasaya
  Titan Souls fija su lanzamiento en PC y consolas PlayStation a mediados de abril gaaraale 1 321 01-03-2015, 07:39 AM
Último mensaje: BladexGamer
  Análisis y conclusiones finales de Los Sims 4 para PC new-infinit 9 1,320 16-12-2014, 07:24 PM
Último mensaje: WolfFox
  Análisis - Modern Combat 5: Blackout gaaraale 2 558 03-11-2014, 06:20 PM
Último mensaje: YamaT
  Diablo Swing Orchestra othgeg 0 364 30-08-2014, 08:53 PM
Último mensaje: othgeg
  Diablo III Ultimate Edition permitirá gaaraale 3 505 03-08-2014, 11:44 PM
Último mensaje: Shirow_Aramaki
  Análisis - GRID: Autosport gaaraale 0 438 24-06-2014, 05:15 PM
Último mensaje: gaaraale



Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)