Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
El aguante, intacto e impune.
#1
El aguante, intacto e impune




Fue la primera en ser señalada, la noche misma en la que los cadáveres descalzos se amontonaban frente al antro incendiado. Pero también fue la primera en ser absuelta, cuando se aspiraba a que un fallo ejemplificador impusiera un "Nunca Más" a una sociedad enferma.

La cultura del aguante ha salido intacta de la tragedia que gestó.

El desprecio por la vida, que se manifiesta en la trampa mortal de un candado que cierra una puerta de emergencia, en una bengala que se dispara criminal y en la inconsciencia que se promueve irresponsablemente desde un escenario, goza de impunidad.

Desbordada, en un curioso efecto, desde los márgenes hacia el centro de la sociedad, la cultura del aguante convirtió la fiesta en un rito en el que la exaltación de la fidelidad debe expresarse sin límites ni contemplaciones "burguesas". La figura de "dar la vida" cobra una trascendencia literal cuando la pertenencia a la tribu se convierte en el sentido mismo de esa vida.

Surgida en el tablón, pasó del fútbol, al que impregna cotidianamente de violencia con igual impunidad, al rock ´n´ roll. Los tribales se autodenominan "hinchada", "banda" o, simplemente, "los pibes". Y regidos no por valores ni ideales, sino por códigos, conviven en el gueto cultural sujetos de clase media y de los sectores más bajos.

"Tener aguante es una propiedad de los que hacen del verbo aguantar una característica distintiva. Para acceder a ésta hay que pararse, no correr, ir al frente. El que huye, el que corre, no tiene aguante -definieron Pablo Alabarces y José Garriga Zucal, dos sociólogos e investigadores del Conicet, en un exhaustivo trabajo sobre el tema-. Existen grupos de espectadores que conciben al aguante vinculado con la fidelidad y el fervor. Estos espectadores definen al aguante como la participación activa en lo concerniente al aspecto estético de la tribuna, el despliegue de las banderas, la compra y el uso de pirotecnia, la creación y la entonación de los cantos."
Exclusión y marginalidad

Esta necesidad de expresarse y, a la vez, de sentirse incluido tiene, aunque eso no la absuelva, origen en una sociedad que margina y excluye. "En el transcurso de las últimas tres décadas, la cultura inmigrante del esfuerzo y el sacrificio en pos de la educación del hijo se reveló ineficaz. Eso repercutió directamente en el público del rock", escribió el periodista especializado Sergio Marchi en su libro El rock perdido , donde se analizan minuciosamente las costumbres del público rockero desde sus días fundacionales hasta la tragedia de Once.

Cromagnon fue un crimen colectivo donde la falta de escrúpulos para lucrar a cualquier costo, la corrupción política y la conducta demencial de quienes, con fuerza pirotécnica, convirtieron una fiesta en un ritual macabro constituyeron una cadena inseparable de responsabilidades.

El tribunal que absolvió a Callejeros cortó esa cadena y dejó así pasar la oportunidad de condenar una cultura nefasta que seguirá haciéndole el aguante a la barbarie.


Posibles temas similares...
Tema Autor Respuestas Vistas Último mensaje
  Calle 13 - El Aguante tucine 0 333 21-05-2014, 11:44 PM
Último mensaje: tucine



Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)