Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Una nueva adicción de la que deberías estar enterado
#1
A mis 15 años, todas las personas que yo conocía cabían en un papelito que, aunque arrugadito y doblado en 4, cabía sin problemas en mi  billetera. En ese papelito yo almacenaba sus nombres y teléfonos locales; eran si acaso 40 personas, con un dato cada una: su  teléfono, el teléfono de su casa. Yo les conocia a todos, ¡por eso tenía su teléfono! Eventualmente ¡hablaba con todas esas personas! y a más de la mitad, los veía regularmente, en persona.
Actualmente mi libreta de direcciones de Gmail contiene 11.000 contactos. Muchos ya ni sé quiénes son. No sé cómo llegaron ahí pero sé que YO los agregué y que algún día supe quiénes eran. Cada contacto tiene datos como: teléfono de casa, móvil(es),  e-mail, e-mails secundarios, messenger, facebook, twitter, etc.
A mis 21 años, recuerdo que todos los programas que  yo usaba, toda la información que yo produje hasta ese entonces cabían en una caja de 20 diskettes de 3 ½ que almacenaban 1.4 MB cada uno.
Hoy tengo dos discos duros de 500 GB con  alrededor de 250 videos (cortos, documentales, películas y series de tv), mas de 150.000 fotos, unos 5600 historiales de chat, más de 100 GB de mi autoría, 80 GB de páginas web, más de 150 programas, plugins y tweaks instalados, alrededor de unas 2300 urls almacenadas en  mis marcadores favoritos y alrededor de 150.000 mensajes en mi Gmail (todos leídos). Tengo 1500 “amigos” en Facebook y alrededor de 800 “seguidores” entre mis dos cuentas de twitter; además tengo cuentas en twitlonger, twitpic, hootsuite, un blog de tumblr, dos blogs , cuenta en foursquare, evernote, msn, google + , linkedin, ifttt.com, un antiguo perfil en en hi5.com, netlog, badoo, amigos.com, quepasa.com, quenopasa.com y quetepasa.com entre otras mil que ahora no quiero recordar.
Uno se pregunta:
¿y cómo hace uno para manejar 11.000 contactos ?
¿Cómo se disfruta un TERABYTE de videos?
¿Como se habla con 1.500 amigos? ¿Cómo se complace a 800 personas?
La respuesta es: NO, no se puede.
Estamos “diseñados” para ignorar la mayor cantidad de datos que percibimos, todo en pro de lograr enfocarnos en los elementos que nos permiten la supervivencia. Nuestro cerebro dedica más actividad a las tareas de enfoque que  a las tareas de recopilación o  aprendizaje de cosas nuevas. Somos naturalmente especialistas en IGNORAR estímulos y enfocarnos en un pequeño porcentaje de ellos, estrechamente relacionados con nuestros intereses, primero los  básicos: supervivencia y apareamiento, y luego los más abstractos:  reconocimiento social, apegos, etc.
De entre muchísimas otras cosas, lo más significativo de “La Era Digital”  es la cantidad de información (programas de TV, páginas web, juegos, personas en nuestro círculo social, publicidad,  Internet, smartphones, gadgets, electrodomésticos,  tratamientos médicos, avances científicos y tecnológicos, etc.) a la  que nos vemos expuestos, la cual crece exponencialmente día día.
A mayor cantidad de información, más difícil discriminar, elegir, organizar, analizar y discriminar (para descartar) los diferentes estímulos informativos que constante y  abundantemente nos bombardean por mútiples medios.
El verdadero problema es que toda esa gigante, abrumadora, titánica cantidad de información que nos llega y que deberíamos “descartar”, es que en realidad no la descartamos  del todo, sino que parte de ella se cuela a nuestra mente en forma de una  telaraña abstracta, densa, desorganizada  de ideas y emociones sin sentido, sin utilidad, sin principio ni fin. Es como una especie de “sobrecarga del subconsciente” que en el mejor de los casos angustia, confunde, obnubila, desmotiva, desubica y sobre todo: paraliza.
No es una ilusión
Nos estamos confundiendo cada vez más; sumidos en una tormenta de datos, contactos, fotos, videos, páginas web, redes sociales, mensajes privados, cada vez más perdemos el control sobre qué cosas hacemos nuestras y qué cosas nos obnubilan. La  realidad se está transformando en una  experiencia irreal, onírica, adquiriendo un velo de fantasía inconsecuente, soledad y entumecimiento.
El creciente  flujo de información al que nos exponemos hace que cada vez sea más difícil convertirse en una persona “centrada”, sensata y coherente, socialmente cálida, consciente de su entorno y… feliz. Difícil para mi de 38 que viví en la era pre digital; casi imposible para alguien de 15.
Aún cuando sabemos que concientizamos el 10% de lo que leemos / vemos / escuchamos, que recordamos el 10% de lo que concientizamos… y que usamos el  10% de lo que recordamos…. no podemos dejar de someternos al río de información que representan las 5 redes sociales en las que estamos inscritos, las 10 páginas de noticias que visitamos, los 500 canales de cable que “zappeamos” los 1500 “amigos” virtuales, los 15 artículos que “tenemos pendiente por comprar” en alguna tienda on line del exterior, los 30 GB de música y videos ilegales que nos descargamos pero que no hemos visto… todo a través de los 3 aparatos electrónicos recién comprados que ni siquiera sabemos usar a fondo, comprados con una tarjeta de crédito en la que la paloma ya parece un zamuro (buitre suramericano venido a menos) de tanto ‘palo’ que ha llevado.
Compulsivamente nos embadurnamos día a día de toneladas virtuales de información la cual apreciamos MUY poco por su sifgnificado, utilidad, o validez… sinó por la abundancia de su  FLUJO. Necesitamos cada vez más: noticias, amigos, series de tv, redes sociales, inventos, dinero, pulgadas, gigas, megaHertz;  necesitamos ver esos timelines de twitter fluir como las letricas de Matrix, necesitamos descargar esos documentales y películas para ponerlos en el fondo mientras chateamos…
Al final no leemos, no aprendemos, no mejoramos… no somos más felices… sólo nos entretenemos… mientras trabajamos… para comprar las cosas con las que nos entretenemos… y además comida.
Consumimos información como adictos
MIS OBJETIVOS EN SKYLIUM

-Llegar a 50   mensajes [  ]
-Llegar a 100 mensajes [  ]
-Llegar a 250 mensajes [  ]
-Conseguir 25 de reputación [  ]
#2
Una adicción que casi todo mundo tiene, tener muchos "amigos" en facebook que ni siquiera conoce o que tal vez una vez vio de lejos en la calle.
Ahora todo mundo olvida las cosas, puesto que hay aplicaciones que lo ayudan a recordar fechas o eventos importantes, en facebook con los cumpleaños y así.
WWW
#3
Es cierto mucha gente acumula "amigos" gente que ni siquiera van a hablar ni un segundo con ellos, ni nada, solo para engordar un número sin sentido. Cada x tiempo es recomendable hacer limpieza y no agregar por agregar, que de nada sirve tener mil contactos, es lo mismo que no tener ninguno. 

Con la información, no sé si tendréis la misma sensación, pero aunque hay mil páginas de noticias y medios que nos inundan con novedades, muy pocas son realmente interesantes o se podría sacar algo para comentar o aprender de ellas. Demasiadas noticias únicamente de desgracias  Confundido

Lo único que se salva son los datos, como coleccionista a base de años de ver cosas y guardarlas, siempre es algo que queda y que se puede compartir con la gente, que tenerlo solo para uno solo, no deja el mismo sabor de boca. A veces nos fijamos demasiado en lo material y olvidamos de cosas más cercanas y cotidianas que valen mucho más.
#4
Resulta curioso como algo que nació para facilitar nuestra relación con los demás ha creado precisamente el efecto contrario. Ahora, debido a las redes sociales, somos mucho menos "sociales" en realidad.
#5
A su vez, la tecnología informática actual nos induce a olvidar todo y buscarlo después con un google, indagar en ese disco duro de 3 teras, por esa fotografía de hace 6 años, que quizá esté acompaña por ese marcador de como cocinar un pastel, que en alguna ocasión hiciste para aquella noche en la que invitabas a esa novia que, si bien te fue aún esta contigo.Y claro dicha página quizá ya no exista. Tendemos también al acaparamiento digital, manejar teras de información entre imágenes, archivos de audio, juegos, aplicaciones que se usaron una sola ocasión, y que acumulan "polvo digital" en ese mar de DVD o pendrives.

Copias de respaldo que ahora van en la tercera revisión, se salieron de control, una pesadilla. Los recuerdos ya no se almacenan en la memoria, Facebook nos recuerda quienes son nuestros amigos - y sus cumpleaños, Instagran nos recuerda que comimos el 11 de septiembre de hace un año... además de fomentar el esfuerzo mínimo, la creación de nuevo contenido se merma, el COPY-PASTE de artículos,  hace las delicias de aquellos que solo buscan entregar algo, solo por entregar, el conocimiento se esfuma entre ese mar de COPY-PASTE, y bueno he aquí un ejemplo.
[Imagen: 27eqAD9.png]
Próximamente...
#6
¿Alguien se ha leido "Un mundo feliz"? Que ni se moleste que lo estamos viviendo en persona.

Como se suele decir "las cosas nacieron para ser usadas y las personas para ser amadas y en su lugar usamos a las personas y amamos a las cosas" (me gustaría saber quién dijo esta frase). Aunque yo tampoco estoy libre de pecado, amo mi portátil aunque sólo sea porque nunca me contesta ni se ríe de mis sueños y con él me gano la vida Lengua

en mis ratos libres diseño camisetas: https://www.threadless.com/@pumpkin_queen
En breves también espero tener mi propio blog sobre Community Management, social media y otros.
#7
(08-09-2015, 12:34 AM)cobaltho escribió: A mis 15 años, todas las personas que yo conocía cabían en un papelito que, aunque arrugadito y doblado en 4, cabía sin problemas en mi  billetera. En ese papelito yo almacenaba sus nombres y teléfonos locales; eran si acaso 40 personas, con un dato cada una: su  teléfono, el teléfono de su casa. Yo les conocia a todos, ¡por eso tenía su teléfono! Eventualmente ¡hablaba con todas esas personas! y a más de la mitad, los veía regularmente, en persona.
Actualmente mi libreta de direcciones de Gmail contiene 11.000 contactos. Muchos ya ni sé quiénes son. No sé cómo llegaron ahí pero sé que YO los agregué y que algún día supe quiénes eran. Cada contacto tiene datos como: teléfono de casa, móvil(es),  e-mail, e-mails secundarios, messenger, facebook, twitter, etc.
A mis 21 años, recuerdo que todos los programas que  yo usaba, toda la información que yo produje hasta ese entonces cabían en una caja de 20 diskettes de 3 ½ que almacenaban 1.4 MB cada uno.
Hoy tengo dos discos duros de 500 GB con  alrededor de 250 videos (cortos, documentales, películas y series de tv), mas de 150.000 fotos, unos 5600 historiales de chat, más de 100 GB de mi autoría, 80 GB de páginas web, más de 150 programas, plugins y tweaks instalados, alrededor de unas 2300 urls almacenadas en  mis marcadores favoritos y alrededor de 150.000 mensajes en mi Gmail (todos leídos). Tengo 1500 “amigos” en Facebook y alrededor de 800 “seguidores” entre mis dos cuentas de twitter; además tengo cuentas en twitlonger, twitpic, hootsuite, un blog de tumblr, dos blogs , cuenta en foursquare, evernote, msn, google + , linkedin, ifttt.com, un antiguo perfil en en hi5.com, netlog, badoo, amigos.com, quepasa.com, quenopasa.com y quetepasa.com entre otras mil que ahora no quiero recordar.
Uno se pregunta:
¿y cómo hace uno para manejar 11.000 contactos ?
¿Cómo se disfruta un TERABYTE de videos?
¿Como se habla con 1.500 amigos? ¿Cómo se complace a 800 personas?
La respuesta es: NO, no se puede.
Estamos “diseñados” para ignorar la mayor cantidad de datos que percibimos, todo en pro de lograr enfocarnos en los elementos que nos permiten la supervivencia. Nuestro cerebro dedica más actividad a las tareas de enfoque que  a las tareas de recopilación o  aprendizaje de cosas nuevas. Somos naturalmente especialistas en IGNORAR estímulos y enfocarnos en un pequeño porcentaje de ellos, estrechamente relacionados con nuestros intereses, primero los  básicos: supervivencia y apareamiento, y luego los más abstractos:  reconocimiento social, apegos, etc.
De entre muchísimas otras cosas, lo más significativo de “La Era Digital”  es la cantidad de información (programas de TV, páginas web, juegos, personas en nuestro círculo social, publicidad,  Internet, smartphones, gadgets, electrodomésticos,  tratamientos médicos, avances científicos y tecnológicos, etc.) a la  que nos vemos expuestos, la cual crece exponencialmente día día.
A mayor cantidad de información, más difícil discriminar, elegir, organizar, analizar y discriminar (para descartar) los diferentes estímulos informativos que constante y  abundantemente nos bombardean por mútiples medios.
El verdadero problema es que toda esa gigante, abrumadora, titánica cantidad de información que nos llega y que deberíamos “descartar”, es que en realidad no la descartamos  del todo, sino que parte de ella se cuela a nuestra mente en forma de una  telaraña abstracta, densa, desorganizada  de ideas y emociones sin sentido, sin utilidad, sin principio ni fin. Es como una especie de “sobrecarga del subconsciente” que en el mejor de los casos angustia, confunde, obnubila, desmotiva, desubica y sobre todo: paraliza.
No es una ilusión
Nos estamos confundiendo cada vez más; sumidos en una tormenta de datos, contactos, fotos, videos, páginas web, redes sociales, mensajes privados, cada vez más perdemos el control sobre qué cosas hacemos nuestras y qué cosas nos obnubilan. La  realidad se está transformando en una  experiencia irreal, onírica, adquiriendo un velo de fantasía inconsecuente, soledad y entumecimiento.
El creciente  flujo de información al que nos exponemos hace que cada vez sea más difícil convertirse en una persona “centrada”, sensata y coherente, socialmente cálida, consciente de su entorno y… feliz. Difícil para mi de 38 que viví en la era pre digital; casi imposible para alguien de 15.
Aún cuando sabemos que concientizamos el 10% de lo que leemos / vemos / escuchamos, que recordamos el 10% de lo que concientizamos… y que usamos el  10% de lo que recordamos…. no podemos dejar de someternos al río de información que representan las 5 redes sociales en las que estamos inscritos, las 10 páginas de noticias que visitamos, los 500 canales de cable que “zappeamos” los 1500 “amigos” virtuales, los 15 artículos que “tenemos pendiente por comprar” en alguna tienda on line del exterior, los 30 GB de música y videos ilegales que nos descargamos pero que no hemos visto… todo a través de los 3 aparatos electrónicos recién comprados que ni siquiera sabemos usar a fondo, comprados con una tarjeta de crédito en la que la paloma ya parece un zamuro (buitre suramericano venido a menos) de tanto ‘palo’ que ha llevado.
Compulsivamente nos embadurnamos día a día de toneladas virtuales de información la cual apreciamos MUY poco por su sifgnificado, utilidad, o validez… sinó por la abundancia de su  FLUJO. Necesitamos cada vez más: noticias, amigos, series de tv, redes sociales, inventos, dinero, pulgadas, gigas, megaHertz;  necesitamos ver esos timelines de twitter fluir como las letricas de Matrix, necesitamos descargar esos documentales y películas para ponerlos en el fondo mientras chateamos…
Al final no leemos, no aprendemos, no mejoramos… no somos más felices… sólo nos entretenemos… mientras trabajamos… para comprar las cosas con las que nos entretenemos… y además comida.
Consumimos información como adictos
Para estas cuestiones hay algo llamado "BigData", aunque suene marketinero el termino les puedo asegurar que hay soft, para esto que integran planillas de excel , base de datos, y demas yerba . 
Atentamente
Luis Cafferata
Mercoweb.net
#8
Esto de las redes sociales nunca me ha enganchado, no le veo sentido.

Un cosa que he notado es que últimamente hay muchas noticias sobre los millones de usuarios de facebook, pero yo cada vez conozco menos gente que aún lo use (de forma habitual).
#9
a mi me parece raro lo del disquette, en 6 años no ha cambiado tanto la tecnología. yo diría que los disquettes desaparecieron por lo menos hace 15 años, reeplazados por los cd's.
#10
La verdad me parece muy interesante lo que intentas exponer en el texto, aunque es un poco raro. Si estás en este foro es porque estas tambien sumido en la tormenta de la cual nos estás intentando alertar. Todos los cambios, por minimos que sean, conllevan este tipo de revelaciones. 
Imagina como se sentían las personas de siglos pasados, al ver por primera vez un automovil en la calle. 
Es cuestión de adaptación!


Posibles temas similares...
Tema Autor Respuestas Vistas Último mensaje
  Así es la nueva gráfica de Biostar destinada a la minería profesional carlsmartg 11 627 05-11-2017, 05:02 AM
Último mensaje: ReyNexo23
  Thermaltake presenta su nueva fuente Toughpower iRGB PLUS 1250W carlsmartg 6 384 10-10-2017, 09:31 AM
Último mensaje: Rorschak
  Toshiba afirma que su nueva memoria NAND QLC es tan duradera como la TLC carlsmartg 0 187 07-07-2017, 04:46 AM
Último mensaje: carlsmartg
  Kit Meddsy nueva generación de Smart Covers Supervivencia carlsmartg 6 497 09-05-2017, 07:02 AM
Último mensaje: easy english
  Nueva Razer BlackWidow Chroma V2 carlsmartg 3 389 04-03-2017, 08:03 AM
Último mensaje: Lob3zNo
  Calentando motores para una nueva generación de consolas CandM 6 858 20-07-2014, 12:32 PM
Último mensaje: patrickvp
  Nueva generación USB 3.1 Netohg 5 692 05-11-2013, 12:28 AM
Último mensaje: AbaddonOrmuz
  Respuestas que deberias saber sin excepciones Netohg 6 632 10-06-2013, 06:30 PM
Último mensaje: caesloco
  Se filtró la nueva tablet de Google y Asus bairesre 3 768 30-12-2012, 12:40 AM
Último mensaje: XGMasterx
  Adicción a internet ya se considera enfermedad Jonatan0010 7 814 10-12-2012, 10:17 AM
Último mensaje: Kupula



Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)